Αναζήτηση αυτού του ιστολογίου

Πέμπτη, 14 Οκτωβρίου 2021

Santo mártir Juan, ruega a Dios por nosotros!

 


Estos son los pensamientos asombrosos que nos dejó Hieromartyr John (Pommer), arzobispo de Riga, cuyo recuerdo celebramos hoy:


-" Cuando logras hacer algo bueno, esto se te envía: el Señor prohibió que los vientos interfirieran contigo. Él preparó este dulce alimento para que lo aceptaras y lo fortalecieras.


- Cuanto más difícil es la prueba, más significa la confianza de Dios en una persona, más debe haber una expectativa de la confianza de una persona en Dios.


- Grande es el poder de cualquier oración humilde. No hay caso de que no se haga realidad, aunque no siempre como la gente quiere, pero mejor aún. El Señor reemplaza una solicitud no cumplida de un humano con Sus dones, que son el beneficio más importante y más necesario para una persona. Porque solo el Señor Uno sabe lo que es importante y lo que todos necesitan. A veces se compara a una persona en sus peticiones con un niño que pide la llama de una vela.


- ¿Qué quita de Dios? El descuido y el gran cuidado son dos alas sobre las que vuela la humanidad, alejándose de Dios.


- En todos los ofendidos, si no se ofenden y no quieren ofender, está la respuesta del sufrimiento de Cristo.


- No nos hubiéramos resistido, hubiéramos muerto de amor por cada persona, si lo hubiéramos visto como podía ser en Cristo.


- Hay poco en el mundo de un acercamiento simple y evangélico de las personas entre sí: sin sospechas, sin idealización, sin exigencias, sin una “factura” de amor.


- ¡Cuán raramente pensamos y nos sentimos bien! Cuántas veces, a pesar de la sugerencia de nuestra conciencia, a pesar de la Palabra de Dios, nos contentamos en nuestras acciones con sólo una honestidad aproximada; con qué frecuencia con nuestras palabras distorsionamos y encubrimos la verdad. La verdad debe ser la base de cada uno de nuestros pensamientos, guiarnos en cada paso de nuestra vida.


- El mar de la vida cotidiana. La vida en este mundo navega por el mar. El interés en este mundo es tragar agua salada.


- El reino de Dios se "toma con esfuerzo". Es necesario “ganarse” una vida más elevada, mendigar, estar de pie en el calor y el frío de este mundo, extendiendo las manos hacia el Cielo.


- Llamar, volverse a Dios significa ante todo someterse a su voluntad y, habiendo ya sometido, rezarle.


- Al hombre se le ha dado el poder de transformar el agua de la vida terrena en vino de oración y acción de gracias a Dios.


- ¡Decir la verdad no es suficiente! Es necesario que ella misma hable en nosotros, fluya de nosotros. La verdad fluye de una persona maravillosamente, como el agua de una piedra en el desierto. La conciencia de una persona de su pobreza es la primera gota de esta verdad.


- El hombre fue creado no solo para trabajar, sino también para amar y orar.


- Conseguir joyas. Una de las principales características de la vida religiosa y la educación humana es la “extracción de cosas preciosas” de las pequeñas circunstancias y hechos de la vida que nos rodea. En su mayor parte, la vida terrenal consiste precisamente en lo que una persona considera "sin importancia". Y el pensamiento religioso está llamado a encontrar en todo, empezando por lo pequeño, el sentido de la eternidad.


- Bien con Dios. No hay un solo cristiano verdadero que no le dé gloria al Señor por ser bueno con Él. Es tan bueno que es mejor soportarlo todo que estar separado de Él.


***


Hieromartyr John en el mundo Janis (John) Pommer nació en Letonia el 19 de enero de 1876 en la granja de Ilzessala en una piadosa familia de campesinos ortodoxos. Desde pequeña, Janis supo que el día comienza con la oración y la lectura de la Palabra de Dios. Janis se graduó con honores en el Seminario de Riga y en la Academia Teológica de Kiev, mostrando habilidades brillantes. Durante los años de estudio en la academia, se fortaleció en él el deseo de dedicarse al servicio de la Iglesia de Cristo. A la edad de 27 años, John Pommer hizo votos monásticos con la bendición del gran libro de oraciones y hacedor de maravillas de la tierra rusa, San Justo Juan de Kronstadt, y ya en 1912, el Padre John fue elevado al rango episcopal. Durante la Guerra Civil, Vladyka regresó a su pequeña tierra natal, convirtiéndose en Arzobispo de Riga y Toda Letonia. El santo defendió activamente los intereses de la Iglesia ortodoxa en la recién independizada República de Letonia. Esto irritó a los teomaquistas locales.


En la noche del 12 de octubre de 1934, se produjo un incendio en la dacha del obispo. La policía y los bomberos que llegaron al lugar descubrieron el cuerpo desgarrado y quemado del Vladyka. La investigación descubrió que fue sometido a una cruel tortura: lo ataron a una puerta que le quitó las bisagras y lo colocaron en un banco de trabajo, donde lo torturaron, le dispararon con un revólver y luego lo quemaron vivo. La policía no averiguó quién fue el responsable del crimen.


En 2001, San Juan de Riga fue glorificado como uno de los santos venerados localmente de Letonia. Un poco más tarde, el nombre del santo ingresó en el Concilio de Nuevos Mártires y Confesores de la Iglesia Rusa.


¡Santo mártir Juan, ruega a Dios por nosotros!

Δεν υπάρχουν σχόλια: